Alien: Covenant (2017)

Cuando parecía que la saga Alien estaba destinada a ser una serie de ciencia ficcWhite-proto-alien-Prometheusión crossover con otras criaturas mitológicas del cine (si contamos Alien vs Predator y Alien vs Predator: Requiem, en 2004 y 2007), Ridley Scott volvió para tomar las riendas de la franquicia y explorar sus orígenes, nunca antes analizados, con una serie de precuelas que comenzó con Prometheus en 2012.

Cinco años después, Scott continúa explorando los orígenes del terrible alien con Alien: Covenant. Si bien originalmente tenía pensado ver Guardians of the Galaxy Vol. 2, al final Susana, Edgar y yo decidimos ver mejor esta cinta (pese a que a la primera no le gustan las películas de miedo; no obstante se la vendimos como “una cinta de suspenso y un poco de terror” xD).

La pregunta necesaria vendría a ser: ¿es Covenant una apuesta positiva en la franquicia y mantiene el ritmo marcado por aquella magistral película de 1979, dirigida por el mismo Scott? Bien, en mi opinión la respuesta es: sí. No obstante, aunque Scott parece haberse esforzado por evitar ciertos errores, omisiones y otros detalles cometidos con Prometheus, esta nueva cinta repite algunos de esos fallos principalmente en la trama y el seguimiento a la historia.

Por ejemplo, yo no entendí la escena inicial. Sí puedo darme una idea de cuál era la intención del director al ponerla como una especie de prólogo, pero hubiese sido preferible ver en todo caso qué sucedió al final de la película anterior, de modo que nos sirviera como puente narrativo a quienes no recordábamos muy bien en qué acabó la película de 2012. Dejando esto de lado, el filme cumple excelentemente con sus efectos visuales, que en el cine te dan una sensación de escalofríos y espectacularidad especialmente cuando la nave aterriza en el planeta desconocido. Sin embargo, debo decir que me gustaron mucho más los efectos empleados por otra cinta reciente de sci-fi, Passengers (2016), que mostró mucho más a la nave y me dio una sensación todavía más increíble que esta continuación/precuela de Alien.

En cuanto a las actuaciones, no todas ellas me terminaron agradando y es que en este aspecto siento que la película falla un poco: es tanto lo que se quiere abarcar con la trama, y a la vez tanto el protagonismo requerido por solo algunos cuantos personajes, que otros simplemente están como de relleno y nunca llegas ni a aprenderte sus nombres, ni a saber ni siquiera qué función tienen en la nave y mucho menos a conectarte con ellos. Y en una cinta en la que precisamente el suspenso de la muerte de cada uno es el eje principal, un fallo menor como este se torna en un torbellino de malos augurios. Tampoco me gustó para nada el hecho de que uno de los personajes principales muriese en los primeros 15 minutos. Otro detalle que tampoco me agradó mucho fue el final, que nuevamente consiste en un giro de tuercas hasta previsible y poco sorpresivo.

Pese a lo anterior, Alien: Covenant es un producto muy entretenido, visualmente una joya en el cine, y cumple más o menos su propósito: explicarte un poco más sobre la mitología del villano principal, la criatura xenomorfa. Confiemos en que en las siguientes producciones que tiene pensado hacer, Scott solucione estos detalles y se atreva a innovar en un género en el que él mismo ya innovó y marcó un parteaguas hace más de treinta años. Es tan necesario como fundamental como lo es el hecho de que en el espacio nadie te podrá oir gritar.

Calificación: /  ✩ (3 de 5: entretenida y buena en ciertos aspectos)

Anuncios