Rogue One: A Star Wars Story (2016)

rogueone-castphoto-frontpage

El primer spin-off del universo comenzado por George Lucas en 1977 cumple cabalmente las expectativas. Se trata de una cinta muy entretenida de principio a fin, y lo más importante: agrega un valioso e interesante canon a la serie principal de Star Wars.

Ambientada en el período conflictivo de intercesión entre la República y el Imperio (episodios III y IV), Rogue One explora el “¿cómo fue que los Rebeldes obtuvieron los planos de la Estrella de la Muerte?”, un asunto que no se explica nunca en el episodio IV. En aquella cinta, que además fue la primera película de Star Wars en estrenarse, la princesa Leia recibe los documentos que exploran la estructura completa del súper arma imperial y destructora de planetas. La importancia radica en que esta es la única pista que puede ayudarles a explorar el talón de Aquiles de la Estrella, la única forma de poder destruirla.

Cierto es que la premisa es simple: veremos cómo un grupo de Rebeldes obtiene los preciados planos y se los proporciona a Leia. Sin embargo, han hecho un excelente trabajo con la película y el producto resulta ser muy entretenido. Desde un inicio los productores y el director tuvieron una visión única para esta nueva entrega de Star Wars: “hay que hacer una película de guerra, ese elemento faltante en el episodio IV”. Y así lo hicieron: ves las persecusiones de los stormtrooper, los vuelos en naves, la organización de los Rebeldes, tiroteos, explosiones… Pero sin sacrificar la calidad de sus actuaciones dotando a la trama de una sencilla pero magnífica emotividad.

En tiempos de crisis, Rogue One nos brinda esperanza, más allá de una historia complementaria de Star Wars. Con un elenco estelar repleto de personajes exquisitos en historia y un manejo impecable de los efectos visuales, Rogue One cumple muy bien las expectativas.

Anuncios