The Borderlands (2013) / As Above, So Below (2014)

borderlandsDos por uno, antes de fin de año. Producciones de terror recientes pero, a pesar de ello, no las mejores exponentes del género me temo.

Las he puesto juntas en esta reseña no sólo porque las ví en el mismo fin de semana, sino porque al mismo tiempo comparten un rasgo en común: las dos utilizan la técnica del found footage, muy utilizado sobre todo en este tipo de cintas (terror). Es decir, alguien graba en una videocámara casera, personaje que automáticamente seremos nosotros en la historia, y la película en sí juega mucho con la noción de que todo lo que estás por ver fue real, o al menos sucedió y quienes salen en la grabación (incluido el propio camarógrafo) pudieron haber muerto ya, desaparecido o quizá sobrevivido. Las cintas más célebres del found footage definitivamente son las de Paranormal Activity, aunque no fueron las primeras ya que antes hubo otras como El proyecto de la bruja de Blair, entre otras. As above so below

Otro aspecto en común de las dos películas es que su argumento se centra en conceptos místicos, o al menos sagrados: The Borderlands, por una parte, trata sobre una iglesia en la cual pasan sucesos paranormales y por lo tanto lidia con temas religiosos a veces delicados (¿Dios es bueno o malo?, ¿Existe en verdad?), mientras que As Above, so Below (en español, “Así en la tierra como en el infierno”) relata la hazaña de un grupo de jóvenes exploradores conforme van a buscar la legendaria Piedra Filosofal, oculta supuestamente por el alquimista Nicolás Flamel en las profundidades de la red de catacumbas de París. Y ahí es donde cometen inclusive hasta el mismo pecado: no saber llevar bien, o manejar de forma adecuada, el argumento y la estructura narrativa que pretenden darnos a conocer. Es como que simplemente no saben qué final darle, o al menos pensaron en darle un giro inesperado para volverla intrigante, pero en el proceso fallaron en armar el rompecabezas que hilvana las distintas escenas, convirtiendo sus argumentos en algo falaz, y hasta prácticamente retorcido. Pero lo más imperdonable es que dejen huecos por culpa de esto: lagunas en la historia que bien pueden ser porque fueron a propósito metidos en la trama para tratar más o menos de ofrecer un rompecabezas (deforme y malo, a final de cuentas), o simplemente porque no les dio más ingenio para pensar en algo más creativo y auténtico, al mismo tiempo.

La verdad, As Above, So Below me interesó más por el alcance de su argumento, y porque trata de un objeto inusual para una cinta del género: la piedra capaz de conceder vida eterna a su poseedor. Empezó muy bien, inclusive las primeras escenas fueron muy buenas (parecía Indiana Jones versión mujer), pero desgraciadamente los últimos 30 minutos fueron patéticos y mediocres en todos los sentidos: comenzó a plagarse de escenas ridículas, actuaciones poco creíbles, tomas desafortunadas… Un desastre, vaya. Mientras que The Borderlands cuidó un poquitín más su final, pero aún así no se salvó: la verdad no entiendo por qué, ante el llamado de socorro al Vaticano, acude solamente un anciano sacerdote para exorcisar un lugar que, como él bien explica, fue un sitio de rituales profanos y diabólicos inclusive tiempo antes de que se estableciera ahí la ya de por sí vieja y descuidada iglesia. No entendí cómo un personaje que se supone no era un ente, sino una persona (un sacerdote, algo extraño, por cierto) continuaba apareciendo por ahí no como espectro sino como él mismo en los alrededores, y aún así el protagonista lo llamaba por su nombre (¿qué no sabe que cuando alguien murió, es completamente anormal y espeluznante verlo deambular por ahí e inclusive hablándote claramente, y lo primero que harías no sería perseguirlo y llamarle por su nombre sino correr y pedir ayuda?). Absurdo, ese sería el adjetivo para el desarrollo de la trama en The Borderlands.

A pesar de ello, rescato que ambas producciones son entretenidas. Al menos, si no tienes muchas pretenciones en sus historias. En ciertas escenas sí te llegan a provocarte algunos escalofríos, y uno que otro susto repentino. Pero hasta ahí, y nada más: lo que pudo haber resultado en un recuerdo de terror entrañable del cine, borró su rastro de una forma tonta como queriendo sabotearse a sí misma la producción.

FICHAS TÉCNICAS

The Borderlands:

  • Gordon Kennedy como Deacon
  • Robin Hill como Gray

Dirigida por Elliot Goldner, su primera película.

Estrenada originalmente el 24 de agosto de 2013, en el FrightFest.

————–

Así en la tierra como en el infierno:

  • Perdita Weeks como Scarlett Marlowe
  • Ben Feldman como George
  • Edwin Hodge como Benji
  • François Civil como Papillon
  • Marion Lambert como Souxie
  • Ali Marhyar como Zed
  • Cosme Castro como La Taupe

Dirigida por John Erick Dowdle, cuya anterior película fue Devil (2010).

Estrenada originalmente el 29 de agosto de 2014.

LO BUENO

  • La perspectiva del found footage: ambas películas usan bien el concepto. La culpa es del guion.
  • En The Borderlands, la química entre los dos protagonistas. En Así en la tierra como en el infierno, el espíritu intrépido de la protagonista (Scarlett).
  • Los escenarios de ambas películas: en Borderlands es una vieja iglesia algo tétrica y pequeña. En la otra, las catacumbas, un lugar ideal para una cinta de terror y sobre todo de claustrofobia.

LO MALO

  • El final de The Borderlands es estúpido y muy mediocre; el de Así en la tierra como en el infierno es muy bueno (de hecho me agradó que no se fueran por lo que resultaba “lógico” desde un principio).
  • Aunque su final es bueno, Así en la tierra como en el infierno tiene las escenas más bobas: ¿en serio no se les ocurrió algo mejor para algo tan increíble como la Piedra Filosofal? Digo, no soy creyente de este objeto, pero si nos dan a entender que es tan valioso para alguien (o varios) como para conducirlos hasta unas catacumbas en las que desde que entras te topas con practicantes del Ocultismo muy tétricas por cierto… ¿No pudieron darle un mayor peso en la historia? Fue absurdo como lo trataron.

LA MEJOR Y LA PEOR ESCENAS

  • Las mejores escenas; en Borderlands para mí sería cuando sale la oveja en llamas, que es lo primero que resultó para mí más espeluznante. En Así en la tierra como en el infierno, definitivamente las primeras tomas en la que Scarlett consigue tomar foto a los símbolos antiguos de un sitio en ruinas segundos antes de que hagan estallar el lugar.
  • Las peores tomas; en Borderlands el final. En Así en la tierra…, podría ser la del carro en llamas y cómo muere el guía de los jóvenes. Inexplicable y una de las muertes más tontas que he visto en este tipo de películas.

 

Anuncios