Boyhood (2014)

BostonBoyhood¿Boyhood en 3 palabras? Real, interesante, edad.

Decidí verla después de que la vi en una lista de las mejores películas de 2014. Estaba de hecho en el primer lugar. Ya antes la había visto en algún otro lado también, por lo que quise darle una oportunidad puesto que no soy muy adepto a los dramas, de hecho prefiero ver una película de terror que una de drama. Y tampoco me gustan las pelis de suspenso, por si fuera poco.

Lo único que sabía al momento de verla: una cinta que relataba la vida de un niño y su hermana mayor desde la infancia hasta que se vuelve un adulto. Supuse entonces que sería como Diario de una pasión, en la que una pareja se conoce joven y va relatándose su vida conforme avanza la historia. Y sí, fue similar pero al mismo tiempo una experiencia visual única: una vida atormentada por las sombras de una antigua relación amorosa que no funcionó, con la que dos inocentes y extrovertidos niños menores de 10 años deben lidiar al principio de la película. Lo más extraordinario y que vuelve única a esta producción, y que es un detalle que no puedes ignorar fácilmente: los protagonistas, o más bien todo el elenco, es siempre el mismo. ¿Cómo puede ser esto? Sí, la película demoró 12 años en terminarse. Años en los que se filmó al mismo elenco conforme iban creciendo o envejeciendo. Eso es un deleite porque te enganchas más con la historia, y sobre todo con los personajes: sus inspiraciones, temores, desafíos. Quizá no del todo, porque nuestra vida puede ser radicalmente opuesta a la de Mason Evans, el niño rubio protagonista, y su hermana Samantha. Pero al menos sientes una conexión después de verlos en la pantalla por las dos horas y media que dura aproximadamente la película.

Lo cierto es que resultará muy difícil y hasta tedioso para alguien acostumbrado a las producciones de Hollywood (donde nos enseñan que toda cinta debe tener un principio, desarrollo y desenlace, casi siempre heroíco, patriótico o simplemente feliz y satisfactorio), ver Boyhood. Porque es una cinta hecha con amor, cabe decir: no trata de dejarte satisfecho con lo que ves, sino que trata de relatarte una historia difícil con la que puedas vincularte emocionalmente, y al final veas la moraleja: el tiempo pasa, y más allá de lo difícil que haya sido nuestro pasado o presente, la vida continúa y sólo depende del presente cualquier futuro que querramos tener. Las actuaciones son perfectas: sientes como si fuera una grabación amateur de personas que pudieran ser tus vecinos, o conocidos. No los ves como actores, ni sientes fingidas sus emociones en ningún momento: son completamente reales. Y en una industria acostumbrada a las actuaciones a veces insulsas o exageradas, de verdad que es algo que se agradece mucho como espectador.

En definitiva, Mason y su familia nos ofrecen una historia simple de relaciones complejas que sólo la vida puede ofrecer a cada uno de nosotros, en un mosaico de emociones, anécdotas y experiencias interesantes.

FICHA TÉCNICA

  • Ellar Coltrane como el protagonista, Mason Evans Jr.
  • Patricia Arquette como la mamá, Olivia Evans
  • Lorelei Linklater como la hermana, Samantha Evans
  • Ethan Hawke como el papá, Mason Evans

Dirigida por Richard Linklater, que también escribió la historia original.

Presupuesto: 4 millones USD

Ingresos: hasta ahora lleva más de 40 millones USD. No es mucho, pero comparando esta cifra con su presupuesto, digamos que fue un éxito al menos para sus productores.

Estreno original: 19 de enero de 2014, en el festival de Sundance.

LO BUENO

  • Las actuaciones sólidas y auténticas; elogio especial a Ellar Coltrane como el protagonista: desde que tiene 6 años hasta sus 18 años, siempre tiene presencia escénica frente a la pantalla. Es difícil decirlo de cualquier actor infantil, si te pones a pensar un poco.
  • La historia: es un viaje emocional de principio a fin. Tormentosa a momentos, sentimental y nostálgica en otros, pasando por los momentos chuscos y cómicos, a mí me ha parecido entretenida.

LO MALO

  • La duración excesiva: muchos podrían no soportar ver un drama tan extenso. Si caes en la cuenta de que apenas en dos horas y media te han ofrecido las vivencias de los actores en más de 10 años, entonces es justo y equilibrado.
  • El final: aunque a mí me gustó en lo particular, puede sentirse como incompleto e insatisfactorio. No es el cuento de hadas con final feliz, pero tampoco es una historia pesimista que termine con un final nostálgico o sombrío. Simplemente es un final normal y entendible: la vida continúa, y así también las vivencias de los actores que nos han contado sus propias vidas.

LA MEJOR Y LA PEOR ESCENAS

  • Creo que la mejor escena es aquella en la que están su profesor de fotografía y él (Mason) platicando sobre qué hacer en la vida, sobre esforzarse y tener un plan de vida.
  • La peor escena por las emociones negativas que me despertó fue definitivamente aquella en la que el segundo esposo de Olivia se torna violento y agresivo con su familia a la hora de comer.
Anuncios