¿Por qué murió Michael Jackson? Parte 1 de 3

Michael-Jackson-Smooth-Criminal-fusion-comics_1698714Es curioso. Pero pasamos la vida deseando tener, hacer, ser, conocer. Sin valorar lo que ya tenemos, hacemos, somos y conocemos, tomando en cuenta que luego podríamos tener, hacer, ser y conocer más.

Hay cantantes, empresarios, miembros de la nobleza que ya lo tienen todo para ser felices supuestamente: dinero, fama, poder, presencia. Pero una y otra vez la vida nos demuestra que la felicidad no viene de lo material ni del poder, ya que no nos llevamos nada de eso al final, ni es algo que nos llene por completo. Depende de otros factores que no entraré a discutir ni reflexionar porque no deseo hacerlo. No es el post para eso.

Michael Jackson, el rey del pop, ídolo de toda una generación, genio del baile y estrafalaria celebridad envuelta en escándalos penosos, moría el 25 de junio de 2009 en Los Ángeles, California. Ese día ocurría mi graduación de la preparatoria. Y justo había terminado la ceremonia de entrega de papeles. Recibí la noticia con conmoción, como todo el mundo: el Internet tuvo incontables problemas debido a la gran cantidad de solicitudes para informarse de este evento inesperado y trágico.

Después de varios días en que se daban a conocer poco a poco detalles sobre la muerte del astro de la música, fuimos dándonos cuenta de lo que hoy por hoy se toma como la causa oficial: una sobredosis de propofol y benzodiazepinas. Pero ¿era adicto a estas sustancia? ¿Fue accidental? Hubo un implicado en todo esto: su médico personal, el doctor Conrad Murray. Tenía como responsabilidad cuidar de la salud de Michael, que en esos días era de suma importancia sobre todo porque el cantante había anunciado una serie de conciertos que daría para intentar regresar al escenario musical, tirando la casa por la ventana para eso. Era lógico que Michael tuviese que pasar por un tremendo estrés en esos meses. Examinemos entonces desde antes, específicamente en marzo de 2009.

Michael no realizaba giras mundiales desde 1996-97, cuando promocionó su álbum History. En 2001 sacó a la venta Invincible, pero como su nombre lo indica, irónicamente pasó “invisible” y desapercibido en comparación al éxito de sus anteriores discos. Ni siquiera hizo una gira mundial para promoverlo. Lo que siguió en toda la década para Michael fueron años muy malos en cuanto a sus finanzas personales (tuvo que cerrar su adorado patrimonio reflejado en el Neverland Ranch), y más escándalos de abusos sexuales a menores de edad. Su última gran presentación en esos cruciales años 2000 fue si acaso en los World Music Awards de 2006, en donde le dieron un certificado especial por haber vendido más de 100 millones de discos en su trayectoria. En 2008 sacó una producción remake de su disco Thriller, llamada Thriller 25, para celebrar sus 25 años desde el debut de ese disco.

Con 50 años de edad, el legendario cantante dio una conferencia breve de prensa en Londres en marzo de 2009, para anunciar lo que describió como su “último concierto”. Y vaya que lo haría extremo: de 10 conciertos solamente que haría en Londres, se fue a 50 debido al éxito instantáneo en las preventas tan sólo en Inglaterra. Luego quería ir a París, Mumbai y Nueva York. Otros países que quería visitar en esa gira serían Australia, India, China y luego acudir al continente americano. Cada concierto de los iniciales en Londres sería en la arena O2, ante 23 000 personas en cada función, la cual se daría una cada dos días, a partir del 13 de julio y hasta el 6 de marzo de 2010.

Lo que siguieron fueron sesiones intensas de ensayos en el Staples Center, de Los Ángeles. La prensa estaba enloquecida por el regreso del Rey del Pop a una gira después de 12 años de ausencia. Y los espectáculos lucían prometedores (de hecho pueden verse los ensayos y parte de la logística de lo que serían los efectos especiales y diseño del escenario en la película homenaje This is It), sin embargo el día miércoles 24 de junio todo cambiaría. Ese día Jackson fue a ensayar como de costumbre al Staples Center a las 6:30 p.m. aproximadamente. Sin embargo no comenzó a ensayar sino hasta las 9 p.m, ya que se quejó de una laringitis. De acuerdo a un testigo del lugar: “Él se veía genial y tenía mucha energía”. Los ensayos continuaron ese día hasta después de medianoche. Luego se dirigió al lugar en donde se alojaba para dormir. Pero los reportes indican que a la mañana siguiente ya no salió de su cuarto. Su médico personal, Murray, entró a su recámara y observó que Michael estaba tendido en su cama y no resporaba. Su pulso era débil, pero aún se sentía calidez en su cuerpo. Trató de resucitarlo en al menos unas diez ocasiones, hasta que decidió hablarle a uan ambulancia. Sin embargo, por motivos técnicos de la línea telefónica de ese lugar, Murray no podía hablar al 911 así que le habló al personal de seguridad para que lo ayudasen. Para cuando finalmente seguridad habló a emergencias, habían pasado 30 minutos desde que Murray vio a Michael en ese estado.

A las 12:26 p.m. del 25 de junio, los paramédicos atendieron a Michael. No respiraba. Lo intentaron resucitar con las prácticas adecuadas, las cuales se demostró luego que no siguió Murray, pero este no respondió. Finalmente la ambulancia llegó al Ronald Reagan UCLA Medical Center, a la 1:14 p.m. aproximadamente. Nuevamente trataron de reanimarlo por más de una hora, sin embargo tampoco fue efectivo. A las 2:26 p.m., el cuerpo médico del hospital lo declaró muerto oficialmente….

Anuncios