Book Review: The Hunger Games 3

14k-Mockingjay-Pin-TargetDe vuelta en el blog, hace un par de días logré una proeza que pensé que no era capaz de lograr hace mucho tiempo: leí más de 250 hojas en una sola noche (xD!). ¿El libro? La tercera parte de Los Juegos del Hambre, llamada Sinsajo.

Antes de ver la primera película en la gran pantalla, decidí leer el primer libro vía Internet y quedé muy satisfecho con la novela. Pueden ver el review que hice de ese libro aquí. Una vez estrenada la cinta, constaté lo que muchos dicen: muchas veces no se hace justicia a lo que un universo de letras te puede detallar y hacer imaginar con cada línea que vas procesando en tu mente. Algunas omisiones y ligeros cambios respecto a la historia original, pero nada importante ya que la primera cinta fue un éxito rotundo, y dio paso al inicio de la franquicia cinematográfica. El año pasado, antes del estreno de la segunda parte en noviembre en los cines, leí la segunda parte igualmente por Internet. Debo decir que me gustó mucho el libro, aún más que la primera novela original. Luego vino la cinta y estuvo mucho mejor que la primera, así que cumplió mis expectativas con creces (temía que la película no fuera a traducir las excelentes narraciones y escenas del libro con éxito, pero esto se disipo apenas comenzó la segunda mitad de la larga película).

Ahora he terminado de leer la tercera parte de la trilogía, y última. Sinsajo comienza justo donde se quedó su predecesora, sin agregar el famoso “tiempo después”: horas después de que Katniss es rescatada por Plutarch y Haymitch en el aerodeslizador, tras ser destruida la arena de los Juegos del Hambre ante la sorpresa del Capitolio y del propio Snow. Tarda en tomar el ritmo, eso sí. Los primeros capítulos son más melodramáticos y te introducen a la nueva vida que significará para Katniss habitar en un distrito que todos creían destruido desde hace 75 años atrás: el 13. Además debe lidiar con saber que, tal vez por su culpa, su hogar fue destruido por el Capitolio y con ello gente inocente ha muerto en una nueva guerra inminente en Panem. Y no cualquier gente inocente: muchos eran sus conocidos y, de estos, la mayoría guardaba vínculos afectuosos con ella. Si lidiar con ello no fuera ya suficiente para la joven guerrera que se sacrificó por su hermana en la edición 74 de los juegos, y con ello comenzó un desafío de vida o muerte que propició la caída del poderoso y temerario Capitolio, Katniss debe pensar qué hacer respecto a su amado-odiado Peeta Mellark, quien como recordamos no pudo ser rescatado de la arena (aunque luego comprobamos, en los primeros capítulos de Sinsajo, que en verdad nunca hubo un esfuerzo importante por querer salvarlo: el objetivo era salvar a toda costa a la chica en llamas, el símbolo de la rebelión contra los juegos del hambre y la tiranía del gobierno Panemiano… Aunque luego piensas: ¿no pudieron rescatar a Peeta, pero sí a Beetee, el genio de los rayos? Sin olvidar al chico tritón, Finnick Odair).

Poco a poco, la autora Suzanne Collins nos va introduciendo a un nuevo escenario en donde gobierna la desolación, pero cuya organización dista de ser la de un distrito pobre y miserable. Más bien, tienen tecnología de punta y un vasto armamento en sus cámaras más subterráneas que bien podrían hacer frente al poderío del Capitolio. Si han esperado para no declarar la guerra, es porque esperaban un momento ideal: no sería conveniente enfrentarse contra el Capitolio mientras mantuviese en sus hilos de títiriteo a los doce distritos, y pudiendo manipularlos para que le apoyasen en la guerra, con lo que hubiese sido una guerra desigual para el 13. Sin embargo, ahora es un momento perfecto: la chica en llamas ha comenzado una chispa que comienza a incitar a los demás distritos, al menos los más perjudicados por la tiranía, a comenzar sus propias rebeliones. Pero siempre a la espera de que su líder aún no reconocida por ella misma, Katniss, comience a mover sus fichas en el tablero.

Así transcurre la primera de tres partes de Sinsajo: explicándonos la compleja organización del distrito 13, y los problemas emocionales que sufre continuamente Katniss, que ya comenté más arriba. Pero sin duda poco a poco el que más va cobrando fuerza en su mente es el pensar en qué podría estar haciéndole Snow a Peeta: lo mantiene cautivo pero él sigue presente más que nunca para ella, pues Snow lo obliga a grabar mensajes en vídeo que son transmitidos a toda Panem, en donde el joven alerta sobre la devastación que puede surgir si continúan las rebeliones, pidiéndole reconsiderar su postura a la nueva líder de la rebelión. En más de una ocasión, Katniss duda de su misión, pero la compañía de Gale y su hermana Prim, sobre todo esta última, le ayudan a preservar su carácter. Plutarch es la mente maestra de la logística de la rebelión central en el 13, tal cual lo fue cuando supuestamente dirigía los últimos juegos del hambre (Vasallaje; juegos especiales). Sobre Prim, debo decir que pasa a ser un personaje muy importante por su influencia en Katniss: ha dejado de ser esa niña llorona y gritona de la primera cinta, y se ha convertido en auxiliar de su madre para los enfermos y necesitados, y posee una sensatez que Katniss compara con la de su difunto padre. De hecho, es Prim quien la convence de que Snow no matará a Peeta, porque sabe que es lo único que lo mantiene en una posición ventajosa frente a la rebelión de Katniss: lo torturará pero no podrá matarlo, porque de hacerlo su fin estaría cantado y aceleraría el proceso de que los distritos se vayan contra él y el Capitolio de inmediato.

En la segunda parte, titulada El asalto, vemos algo más de acción como ocurriera en la segunda novela. Sabemos hasta este punto de la narrativa, que Peeta debe ser rescatado si desean contribuir a que Katniss continúe siendo el símbolo de la rebelión. Pero ella no va al asalto que tendrá como misión rescatarlo, pues consideran que no está en condiciones de hacerlo y porque no desean arriesgarla tanto. También tenemos a nuevos personajes en el elenco principal: Alma Coin (presidenta del Distrito 13, un personaje que Collins nos describe como alguien frío y calculador, una mujer que ha tenido que sobrellevar demasiadas dificultades para mantener a su pueblo unido y organizado hasta ahora), Cressida (otro personaje indispensable para esta nueva historia, pues es la segunda mano de Plutarch y quien tiene fabulosas ideas como la de filmar propos, o vídeos promocionales en donde dan un mensaje a los demás distritos avisándoles primero que Katniss está más viva que nunca, y luego para convencerlos de que el Capitolio debe ser derrocado a toda costa, pues en su tiranía no se tienta el corazón para matar a inocentes), Mesalla (una joven que residía también en el Capitolio con Cressida, y que ayuda mucho al desarrollo de la rebelión central) y los comandantes Lyme y Boggs, que debido a su experiencia táctica tendrán importantes roles en la rebelión también.

El asalto no es narrado en detalle, pues el libro está desde la perspectiva de Katniss, y al no asistir a este acontecimiento, poco o casi nada se habla de él. Simplemente sabemos un poco de cómo planean llevarlo a cabo. Al final, Peeta es rescatado junto con Annie (amada de Finnick, ¿recuerdan que la viejita Mags se ofreció por ella para los juegos del Vasallaje en la cinta/libro pasados?) y la neurótica pero leal Johanna Mason. Los tres han pasado por torturas indescriptibles, pero el más afectado ha sido Peeta. Snow ha propiciado que su mente ya no sea la misma de antes y ahora tenga recuerdos negativos de Katniss, que casi lo llevan a matarla asfixiándola con sus manos apenas la ve en el distrito 13. Es importante hacer notar que aunque Peeta es uno de los protagonistas sin duda de Los Juegos del Hambre, en esta novela tiene un papel más reducido y su inestabilidad mental hacen que sus apariciones sean más esporádicas e inclusive inquietantes. Así transcurren los capítulos de la segunda parte, narrándonos inclusive una batalla clave que es una de las mejores hasta ahora relatadas en la trilogía completa: un segundo asalto pero ahora a la montaña “Hueso” en el distrito 2, que alberga la mayor cantidad de armamento y los aerodeslizadores del Capitolio.

Finalmente, la tercera parte, titulada Asesinos, relata la última batalla contra el Capitolio. Esta se torna trágica por las varias muertes que implica, pero sin duda será un deleite ver estas escenas traducidas en la próxima cinta (aunque no las veremos sino hasta 2015). Con suerte, en la cinta de este año veremos hasta el asalto del Hueso, sino es que poco antes. Toda esta tercera parte es entretenida de principio a fin, y sí: tiene un giro inesperado al final de la historia. Justo cuando piensas que todo acaba, pues no. La historia sigue y sigue, y acaba en un epílogo que sinceramente me pareció pobre, pero justo. Nos menciona qué pasó con la chica en llamas, con Peeta y con Gale: la eterna pregunta de ¿con quién se habrá quedado a final de cuentas Katniss? El recorrido y desarrollo de los personajes principales es todo un gran acierto en esta trilogía literaria y la autora hace un excelente trabajo de narración. Pero hay algunos detalles que deja algo huecos y que pudo haber detallado explayándose, aunque tal vez eso hubiese sido innecesario y habría resultado tedioso a más de uno. Al fin y al cabo el sentido de la historia se entiende, y es poco probable que no sepas cómo termina la historia desde que ves el final de la primera película. Sin duda, muy recomendada de leer la trilogía completa. Sigo creyendo que la segunda parte es mi favorita, esperemos que las dos películas que aún faltan estén también a la altura de sus predecesoras. Aunque algo me dice que así será…

Anuncios