TV Especial: Breaking Bad

“Tú conoces el negocio, y yo conozco la química”, es la frase con la que Walter White entra en el turbulento negocio del narcotráfico. Hoy por hoy, Breaking Bades una de las mejores series que todavía se transmiten en TV, y cuya última temporada está en emisión. Comencé a verla a partir de estas vacaciones de verano, y debo decir simplemente que es una gran serie, digna de ver y admirar.

El primer capítulo es fenomenal. Es el gancho definitivo que te hace querer más tal cual adicto, ya que está estupendamente llevado en la historia: pareciera un minifilme por si solo. Empieza con un desquiciado hombre de unos cincuenta años, sin pantalones y armado, conduciendo una autocaravana o casa rodante por razones desconocidas. Poco después descubres que este personaje se llama Walter White, y no es más que un tipo común y corriente con una vida aburrida, y con una familia en la que los problemas no son menores, ya que el matrimonio formado por él y Skyler debe atender a un hijo minusválido que siempre debe traer consigo un par de muletas para caminar. Un día le detectan cáncer a este hombre, que se dedica a enseñar química en una institución educativa, y el mundo se le viene encima: le queda poco tiempo de vida, y en ese lapso los tratamientos médicos le costarán mucho más de lo que con su miserable fortuna puede pagar en toda una vida completa. Es así que decide entrar en el turbulento mundo de las drogas y el narcotráfico. Para ayudar a su familia económicamente, y que puedan pagar la educación de su hijo (y una futura hija que nace luego). Pero lógicamente no será nada fácil, más para alguien que no conoce nada en absoluto sobre este negocio, y que no tiene a nadie que le oriente y aconseje. Excepto por un joven rebelde y bobalicón llamado Jesse, que comercializa droga sintética de baja calidad a otros drogos del barrio.

Es ahí cuando Walter le dice a Jesse la frase con la que comienzo este review, y con la que todo el eje central de Breaking Bad comienza. La autocaravana será su centro de producción de drogas: Walter será el creador de la metanfetamina, y Jesse se ocupará de distribuirla. ¿Qué puede salir mal? Toda la primera temporada está centrada en los problemas que afrontan y cómo intentan salir adelante en un negocio complejo y rudo en donde no hay sitio para los débiles de mentalidad y corazón. Analicemos ahora, temporada por temporada, de qué va Breaking Bad y mis impresiones al respecto.

En la primera temporada, ya hablamos de que se relatan los orígenes de Walter White, acompañado de Jesse. Uno de mis personajes favoritos además del par de estelares, es el de Hank, cuñado de Walter que trabaja nada más y nada menos que en la DEA, dirección especializada en combatir el tráfico de drogas. Todo se desenvuelve en Alburquerque, Nuevo México, EE.UU. Me agrada que exista la contracara de Walter, en un personaje a veces ácido de humor pero cómico y vital para las siguientes temporadas. Como bien podrás adivinar, esto le traerá también problemas a Walter en más de una ocasión.

En la segunda temporada, conocen a un distribuidor de drogas llamado Tuco que es conocido por ser salvaje y despiadado con sus socios y clientes. También aparece Gus Fringe, un personaje que asumirá el rol como villano principal en las siguientes dos temporadas, mientras la trama se va haciendo cada vez más compleja pero igual de interesante, o quizá más. Aparecen muchos más personajes que se van tornando vitales para la historia. El caso es que para esta quinta temporada, Walter es un ser sin escrúpulos muy distinto a aquel maestro de química con el que comenzó todo. Ya no tiene cáncer y ahora se dedica al negocio sólo por puro placer y obsesión por el poder. Hank ha estado cerca de atraparlo varias veces, pero nunca le da por investigar a su cuñado tranquilo y pacífico. Jesse y Walter tienen varias disputas a lo largo de la trama, y al final comprenden que sólo se tienen el uno para el otro y no pueden estar separados por mucho tiempo.

Esa fue la premisa con la que partió la serie de hecho: un personaje que se transformara de un hombre tranquilo a un monstruo despiadado y vengativo. Lo compararon con Tony Montana, de la película estupenda Scarface. Y sí que les ha funcionado a la perfección. Tal como Montana, White se ha hecho de poder y fama gracias a que ha creado la droga más perfecta que jamás se pudo haber visto en la faz de la Tierra, gracias a sus conocimientos químicos. Y como Montana, tendrá su desenlace estrepitoso, porque así desde ese 2008 que se estrenó Breaking Bad, los creadores así lo han pensado. Hablemos del elenco: Walter es interpretado por Bryan Cranston, a quien vimos antes como el padre de Malcolm en la serie del mismo nombre. Y hace un trabajo digno de un Óscar televisivo. La esposa es interpretada por Anna Gunn, Jesse por Aaron Paul y Hank por Dean Norris. Así puedo irme diciendo los créditos y no terminaría como en cuatro párrafos más. Lo cierto es que el elenco es magnífico: todos han hecho un estupendo trabajo para hacer de Breaking Bad una de las mejores series de todos los tiempos.

Este año se estrenó la quinta y última temporada de Breaking Bad, que se dividió en 2 partes: la primera acaba de finalizar hace una semana, y la otra comienza en el verano de 2013. Se habla de que la trama está como para hacer una película como episodio final, pero eso lo veo imposible pues ni siquiera han hablado de una producción próxima. Sólo espero que ese último capítulo sea perfecto y cierre con dignidad y broche de oro una obra maestra televisiva. Se extrañará sin duda al viejo Walter. Te dejo con 2 videos: el primero es un resumen de las primeras 4 temporadas acompañado de una canción del filme “”El bueno, el malo y el feo”. El segundo es un narcocorrido que sale en uno de los capítulos de Breaking Bad, y que habla de cómo ascendió al poder el famoso Heisenberg, la otra personalidad de Walter envuelta en el mundo de las drogas.

Anuncios