Biblia de la Seducción (parte 2)

Este es mi primera publicación desde mi ipod. Es más difícil de lo que pensé hehe (la interfaz no se ajusta a mi pantalla, nada que ver con la del PC), pero aún así proseguiré. Veíamos que en el anterior post de la Seducción, el lenguaje corporal es clave para conocer con quien vamos a iniciar una conversación. Muchas veces esto nos facilitará al momento de saber por ejemplo por qué esa otra persona hizo un gesto o una postura mientras platicamos con ella.

Bueno, para finalizar el capítulo sigue el turno de los ojos y la sonrisa. Es bien sabido que cuando alguien tiene una mirada fija sobre algo o alguien más, significa que está o pensando en algo o muy interesado en eso que ve con tanta determinación. El libro nos incita a que cuando tengamos oportunidad sigamos la conversación enfocándonos en eso que nuestro compañero observa con tanta determinación, ya que con casi completa seguridad conseguiremos que la charla se mantenga y el interés también. El otro punto que me pareció relevante es sobre las miradas de lado/reojo. Esas típicas miradas coquetonas de las chicas, aunque a veces pueden representar timidez o miedo respecto a algo o alguien. El libro aconseja al respecto que intentemos acudir con quien nos vea de esa manera y entablemos conversación, que es lo que esa otra persona seguramente desea hacer, sólo que por una u otra razón no lo hace.

Para finalizar el capítulo del lenguaje corporal está la sonrisa. Pensé que abordaría más sobre ello, pero no ha sido así. Si acaso solamente menciona que es más común la sonrisa discreta en las mujeres que en los hombres, quienes tendemos más hacia lo que es la carcajada.

Lo cierto es que, en resumen, este capítulo inicial (a pesar de ser el 2, ya que el 1 funciona como introducción a este tema) ha sido bastante interesante. No conocía lo de los hemisferios cerebrales, y aunque algunos gestos y mímicas sí me eran familiares, ha sido útil repasar el significado de ciertos movimientos o posturas para asociarlos a una personalidad. Algunas otras cosas sí fueron así de “vaya, eso ni me pasaba por la cabeza”. Como le he comentado a mi familia y amigos que les he compartido lo que hasta ahora he leído, no se trata tanto de imitar las posturas correctas, sino de usar estos conocimientos para poder entablar coversaciones más espontáneas y sobre todo tener una mayor seguridad en lo que proyectamos, sabiendo identificar qué nos quiere decir esa chica con quien platicamos con su cuerpo solamente.

El siguiente capítulo habla de la cromoterapia, y de eso les platicaré en la siguiente parte de esta serie. Hasta entonces.

Anuncios