Especial: La verdadera historia de la Navidad

Por fin llegó Navidad. A unas horas tan sólo de celebrar Nochebuena. A unos días de acabar el año. Con calidez en el corazón puedo decir que Navidad es mi época favorita de todo el año, así ha sido y así será pues Navidad siempre ha tenido una especial importancia en mi corazón. Desde que era pequeño, mis padres adornaban con entusiasmo nuestro hogar poniendo lucesitas navideñas por doquier, figuras de Santa Claus y demás decoraciones de la época. A mí en particular me encantaba coleccionar las villas aquellas que Coca-Cola distribuyó por algún tiempo, que te hacían emocionarte pues las debías armar por tu cuenta y disfrutar imaginando que cobraban vida. Todo esto siendo niño pequeño, de unos 7 u 8 años de edad, si no es que menos. Con mi hermana adorada recuerdo que imaginábamos nuestro propio universo con los muñecos y monitos de plástico y les dábamos vida y esencia a cada uno. Era nuestro mundo de fantasía y así lo fue por muchos años. Adorábamos hacerlo. Parte de los mejores momentos que viví de niño fueron con mi hermana en las épocas navideñas. Luego decorar junto con toda mi familia el árbol de Navidad no tenía precio. Una a una las esferas y manzanas de plástico iban adornando aquel arbolito pequeño que luego sería sustituido por uno más largo en años siguientes. Es por esto que Navidad es tan importante para mí: es parte vital de mi infancia y guardo muy bellos momentos de mis Navidades infantiles. Ahora las Navidades juveniles han sido igual de valiosas y significativas claro.

Hoy descubrí en TV un documental interesante titulado igual que este post: “La verdadera historia de la Navidad”. Sucede que estuve un rato pensando antes en qué compartir en este blog acerca de la Navidad. Y hallé en este documental la respuesta, pues aprendí muchas cosas que ni siquiera me imaginaba sobre la celebración de Navidad y todo lo que conlleva. Tuve que mirar de hecho la repetición por History Channel hace unas horas para tomar nota de algunas cosas muy interesantes que ahora me gustaría compartirte. El documental es ameno y moderno, nunca te aburre y te da mucha información en relativamente poco tiempo. Vaya, la verdadera historia compactada en menos de una hora, sin tomar en cuenta los odiosos pero necesarios anuncios comerciales.

Y hablando de comerciales, debo decir que si bien Navidad para muchos no es más que derrochar dinero y comprar obsequios a los demás, en parte sí es correcto. Navidad tiene un trasfondo comercial, pero también uno religioso. Ambos poseen su propia historia claro está. En el documental además te hablan por partes de cada elemento navideño y su historia: desde el árbol de Navidad, luego las luces navideñas, los villancicos, la figura de Santa Claus, inclusive del origen de los especiales navideños en la TV, sin olvidar el de la pregunta de oro: ¿por qué el 25 de diciembre? Sobre todo a quienes hemos leído la Biblia, sabremos que jamás se dice en ella que el 25 de diciembre haya nacido Jesús. ¿Entonces quién decidió ese día? Bueno, empecemos también por partes. Algunas notas no pude tomarlas del documental en TV así que tuve que verlo un poco del comienzo en inglés en Youtube xD.

  • El árbol de Navidad, las luces navideñas y el propio 25 de diciembre, todos tienen sus orígenes en las celebraciones paganas de la Antiguedad. Es decir, en celebraciones donde la gente veneraba a varios dioses falsos durante días y días de libertinaje y demás actos digamos no muy éticos en nuestro código de conducta. Explicaré: sabemos que la Biblia es el origen único y directo de la revelación de la vida de Jesús. De hecho dos de los 4 Evangelios mencionan con detalle el nacimiento de Jesús. Estos son los Evangelios de Lucas y de Mateo. El primero es aquel que conocemos típicamente en donde José y María llegan a Belén y al no ser aceptados en ningún lugar llegan a un pesebre donde finalmente nace Jesús. El de Mateo hace hincapie en los Reyes Magos y la Estrella de Belén que los guía al lugar exacto donde nació Jesús, por lo que acuden a adorarle. Con Mateo surge entonces el 6 de enero y el conocido 28 de diciembre donde el rey Herodes ordena matar a todos los niños de Belén con tal de matar a Jesús, a quien proclaman el Rey de los Judios. Las dos historias se complementan entre sí pero como puedes ver son desde diferente perspectiva. Ahora, en ninguno de esos textos se menciona la fecha. ¿Cómo se elige el 25 de diciembre? Bueno, recordaremos ahora que en la época Romana se inicio el Cristianismo en todo su espléndor y la posterior evangelización de la población europea. Los Romanos seguían su propio culto y tenían a sus propios dioses falsos, esto es eran una cultura pagana. Una en especial era en honor a Saturno, la más importante de todas en Roma. Esta se celebraba durante varios días y acababa aproximadamente a finales de diciembre. En esta época era el solsticio de Invierno. La festividad se denominaba Saturnalia. En Saturnalia, los romanos intercambiaban regalos entre sí y también lo hacían los esclavos, a quienes se les permitía ser libres sólo durante esos festejos. Se usaban luces en velas para alumbrar las que serían las noches más largas de todo el año debido al solsticio invernal. En ese entonces el papa vigente decidió que el 25 de diciembre se conmemoraría el nacimiento de Jesús aprovechando el significado que tenía el de querer traer luz en las noches oscuras y frías de Invierno. Esto sin duda ayudaría a la conversión de más personas. Esto explica que se conmemore ese día, y con ello el origen de los intercambios de regalos y de las luces navideñas. El árbol de Navidad surge de las mismas celebraciones paganas, pues inclusive se adoraba a los árboles y era común que en esas fechas de Saturnalia se veneraran árboles, que eran como sagrados.
  • Puede decirse entonces que la celebración religiosa surgió en cierta forma de las celebraciones paganas para contrarrestarlas, pero en el proceso adoptó varios elementos para usarlos con otros significados. Esto no se escucha muy bien y así pensaron otros conservadores extremos que llegaron a prohibir la Navidad debido a sus orígenes sombríos. Por muchos años se consideró que la Navidad no era más que una celebración falsa y de mal gusto por lo que se temió que llegara a desaparecer. No fue sino hasta el libro de Charles Dickens “Un cuento de Navidad”, que la Navidad logró salvarse y tomar un nuevo significado. Resulta que la historia del gruñón Scrooge que odia a la Navidad y su posterior conversión al comprender que Navidad es una época de dar, convivir, amar, unión familiar, hizo que el mundo se sintiera finalmente conectado a Navidad como festejo familiar y social y olvidar con ello lo de los orígenes paganos. Ajá! Por fin entiendo por qué la historia de Scrooge es taaaan importante y nunca se deja de hablar de ella. Ya sea en TV, cine, o libros… Prácticamente, a esa historia se le debe la salvación de la Navidad y el nacimiento de la celebración moderna.
  • A pesar de ello hay religiones que no celebran la Navidad pues la siguen viendo como pagana. Ejheem, Testigos de Jehova, por mencionar a unos. Hablemos ahora de los villancicos. Estos surgieron de la Iglesia y los cantos gregorianos y con el tiempo fueron adquiriendo popularidad en la sociedad. Mi favorito es el de Noche de Paz. Su origen es alemán.
  • Queda ahora el significado comercial de la Navidad. Sin duda, el estandarte de aquí es Santa Claus, aunque no siempre ha sido el mismo hombre barbudo de canas y obeso que se conoce. La figura de Santa Claus proviene de personajes históricos que en su momento eran conocidos por ser generosos con los demás. Uno San Nicolás, el otro Sinter Klaas. Las primeras imágenes nacen precisamente de estos dos orígenes. Hubo una época en que a un ilustrador se le ocurrió dibujarlo como un enano barbudo, pero sin duda lo que más me asombró fue saber que originalmente Santa Claus era acompañado de un secuaz maligno que era como un demonio que se llevaba con él para castigar a todos los niños mal portados. En algunas pinturas se aprecia a niños escondiéndose de Santa porque saben que el demonio viene tras de él. Posteriormente esta figura se eliminó y otro ilustrador lo fusionó con su idea original de la “lista de los niños que se portan bien y mal”. Luego dijo que Santa era gordo, barbudo, sonriente y simpático, una imagen mucho más amigable y familiar que sería más bienvenida con el nuevo significado de la Navidad de Dickens. Luego se le fueron añadiendo los demás conceptos y se asociaría sin duda a Coca-Cola, que fue la que promovió a Santa como ícono navideño por excelencia.
  • La Navidad empezó a adquirir un tono comercial en el siglo XIX en plena Revolución Industrial, cuando se produjeron juguetes y diferentes decoraciones que eran económicos con tal de poder ser adquiridos por gente de la clase media. Históricamente, Santa se utilizó desde 1840 como imagen comercial en postales y otros productos parecidos. En 1874 las empresas lo comenzaron a usar para promocionar zapatos y carbón, por qué no? xD Este realce se dio sobre todo en EE.UU. Pocos años después se empezó a ver a Santa como emblema de la Navidad al asociarlo con obras caritativas para los necesitados, por lo que representa la paz y la unión navideñas. Es por ello que Santa siempre luce amigable, y los colores rojo y blanco son porque estos le brindan elegancia y a la vez jovialidad. Se hizo viejo a Santa desde tiempos antiguos pues se consideraba que la gente adinerada era barbuda y anciana.
  • Tras Santa vino la imagen de Rodolfo el Reno, que fue creado a petición de una tienda departamental que quería un folleto para sus productos con algo original. Originalmente se llamaba Rolo o Roro, no escuché muy bien, el caso es que en 1949 se creó su canción popular y desde entonces se volvió tradicional de la época navideña. La historia del reno del que todos se burlaban al inicio pero que luego se convierte en el héroe al salvar la Navidad fue algo con lo que la gente se identificó con facilidad.
  • La canción de “Blanca Navidad” tuvo gran recibimiento y hoy en día es otro ícono. Esta se escribió originalmente para una película. Al inicio no fue exitosa pues eran los años de la Guerra Mundial. Los soldados pasaron su primera Navidad en la guerra y la canción sugirió nostalgia y empezó a venderse como pan caliente. Desde entonces sigue siendo exitosa por contener el significado de una Navidad añorada por los soldados de esa época.
  • Otra película que sin duda marcó un antes y un después es la de Qué bello es vivir. El solo título implica un mensaje que te hará ver las cosas de una manera distinta. Irónicamente no la he visto hasta ahora, ni tampoco otro clasicazo navideño: Milagro en la calle 34. Resulta que esta película era inicialmente un corto hasta que Frank Capra decidió convertirla en largometraje. Capra volvía de la devastadora guerra mundial al realizar algunas cintas para alentar a los combatientes estadounidenses. La película tuvo un éxito mayor cuando se transmitió por primera vez en TV, y desde entonces de forma clásica cada año se transmite en Navidad. Algo como Televisa que año con año gusta de transmitir su película clásica de Santa Claus y Merlín el mago. Puede decirse que con Qué bello es vivir la Navidad entró comercialmente a la TV, ya que antes sólo era en cosas materiales y postales, etc. Tras esto se empezaron a producir los primeros especiales navideños para TV con caricaturas como la de Charlie Brown y Snoopy.
  • Hablemos ahora un poco sobre los especiales navideños. Esos que año con año vemos en TV y nos ayudan a vivir el espíritu navideño con mensajes en torno a la celebración que implica esta fecha. Hoy en día vemos especiales con caricaturas modernas, en su momento las que estaban de moda y más nos gustaban no se quedaban atrás con algún capítulo navideño. Resulta que esto de los programas especiales de temporada empezó en los años 1960 y 1970 cuando se transmitió la primera película navideña en animación, y precisamente fue la del personaje de Mister Magoo que la hacía de Ebenezer Scrooge, el anciano que odia a la Navidad y se redime al final. Claro, Scrooge es importante para la Navidad pues prácticamente salvó a la celebración. Después de Magoo vinieron los especiales de Rodolfo el reno, Frosty el muñeco de nieve y finalmente El Grinch, por decir los más clásicos. En 1965 debutó el especial de Snoopy y Charlie Brown. Coca-cola lo patrocinó ni más ni menos. El objetivo: crear un especial animado de media hora en seis meses para transmitirse en la época navideña de ese año. Se pensó en un momento incluso hacerlo live action, esto es con personas reales. Cuando lo terminaron, a algunos ejecutivos simplemente no les gustó, aunque debieron sacarlo al aire pues esos eran los planes. El especial de Snoopy es bien recordado ya que introdujeron el mensaje religioso del nacimiento de Jesús, lo cual lo hizo aún más significativo para los niños y familias de esa época.

Hoy en día pues los tiempos van cambiando y la tecnología está a la vanguardia. Si antes era popular enviar cartas por correo, hoy ya existe el mail o los teléfonos móviles (sobre todo el famoso BlackBerry) para facilitar eso. Si antes se acostumbraba comprar las cosas yendo directamente a las tiendas para los intercambios de regalos, hoy existe el Internet para comprar por ahí. Si algo aprendí de este interesante documental es que cada época, cada generación tuvo su forma típica de celebrar la Navidad. La Navidad ha evolucionado y la prueba como decía es hoy en nuestra generación. Sin embargo siempre ha sido asociada con la infancia. Esto es porque es el momento de todo el año en que nos reencontramos con el niño que llevamos dentro, recordamos nuestra feliz e inocente infancia donde veíamos al mundo de otra forma. Olvidamos lo amargados que a veces podemos estar o preocupados como “adultos”, lo cual la vuelve una fecha aún más importante. Uno preserva el sentido de la Navidad en su corazón. Y las tradiciones navideñas se transmiten de generación en generación: sobre todo implica el mensaje profundo de unión familiar y con amigos y demás seres queridos. Desde tiempos remotos se ponen árboles, se cantan villancicos, se adornan casas, y es maravilloso pensar que todo es para celebrar y conmemorar el nacimiento de Jesús. Quizá el protocolo religioso de orar y bendecir al niño Jesús recién nacido se ha perdido en la celebración navideña moderna, pero prevalece en el significado de la Navidad como época para volver a ser niños, estar con los familiares y pasarla de lo mejor. Viva la Navidad. Espero que te haya agradado este especial en mi blog, desde aquí te mando mis saludos y deseos de que pases una muy feliz Navidad.

Anuncios