Cars 2 (2011)

No entendí porqué consideran esta cinta como un bodrio de Pixar. Y ahora que la acabo de ver, sigo sin entenderlo. La cinta de estos grandiosos estudios que nos han brindando joyas como Toy Story y Buscando a Nemo nos vuelve a deleitar con esta continuación del filme de 2006, Cars.

Quería volver a ver la película original de 2006 para retomar un poco a los personajes y el ambiente de este universo animado, que en su momento me pareció fantástico y entretenido. Desafortunadamente eso no pudo darse, aunque eso no afectó a último momento. He de decir que en esta segunda parte la historia se mueve mucho más a un plano de acción y espionaje (a mí me parece un homenaje a las cintas de James Bond) que a una cinta infantil de carreras, como fue la primera película. Y es que no hay que confundir “infantil” con “niños pequeños”, porque en este caso “infantil” significa más bien una cinta inocente que pretende llevarnos a un universo imaginario donde los carros parlantes actúan como seres humanos. La crítica ha elogiado eso sí la calidad visual de las dos películas, no hay duda en eso. El problema según ha sido la historia. Por lo tanto hablemos un poco de este aspecto.

La trama de Cars se centra en el mundo de las carreras y posee su encanto en los protagonistas: Rayo McQueen, el joven héroe con el que deseamos identificarnos como audiencia, el viejo Doc Hudson (mentor de Rayo McQueen y campeón de la Copa Pistón), Sally (interés romántico del protagonista) y Matter (una vieja grúa que actúa como el mejor amigo de Rayo McQueen). Hace un par de años Pixar anunció su agenda de estrenos para el futuro y ahí asombró a propios y extraños con Cars 2 ya que la crítica no consideraba como buena cinta a Cars. Inclusive pensábamos que habría Los Increíbles 2. Este año finalmente debutó la cinta y la crítica volvió a destrozarla diciendo que no llega al nivel emotivo y encantador de las otras películas de Pixar. Ahí sí les doy la razón: en las otras películas se siente una mayor conexión emocional con los personajes y la historia e incluso nos hace derrochar una que otra lágrima repentina. Cars 2 no provoca llanto o fuertes emociones, pero sí te mantiene entretenido a lo largo de las casi 2 horas que dura la producción.

Esta vez como te decía los productores decidieron apostar por una historia más de adrenalina y acción, que yo califico como tributo a las películas del 007. Un detalle importante es que Rayo McQueen pierde protagonismo en esta continuación, y el rol estelar viene en el personaje de Matter, la grúa que ahora actúa más bobamente con el fin de que se vea más adelante que Matter no es tan bobo como aparenta. Por cuestiones inesperadas Matter se convierte en agente secreto y debe sortear varios peligros y riesgos para salvar a su mejor amigo y a todos sus seres queridos. Matter sí realiza un buen rol en todo caso y Rayo, a pesar de perder protagonismo, continúa con un papel aceptable y heroico.

Si bien Cars 2 no puede compararse con Buscando a Nemo, o con Monsters Inc, o inclusive más recientemente con Toy Story 3, resulta una cinta familiar muy entretenida que conserva el sello de calidad al que nos tiene bien acostumbrados Pixar. Es una deliciosa continuación de aquella cinta de 2006 y sé que no pocos pensarán que Cars es un gran aporte de Pixar en su lista de películas. Sólo hay que verlas con mayor sentido de inocencia y ganas de pasarla bien. Recomendable.

RATING: ★★★ (Buena)

 

Anuncios