Especial: La historia de los videojuegos (Parte 2 de 3)

Como bien decía en la parte anterior, la historia de los videojuegos sufrió un grave colapso en los años 1980. Pero antes de la gran crisis hubo una minicrisis, por así decirlo, en la que se produjo una piratería en las consolas y que al final hizo que solamente quedaran en el mercado dos consolas: la Pong de Atari y las Magnavox. La que más se pirateaba era la primera, la Pong, y pues esto causó que en el mercado hubiera una gran “oferta” de este único tipo de consolas lo que provocaría el “minicrash” que decía al principio. Sin embargo, la minicrisis se evitó en parte debido a la salida al mercado del exitoso Space Invaders, para la Atari, que se convirtió en la primera “aplicación asesina” de una consola en la historia. Explico que una aplicación asesina es todo aquel videojuego que acompaña al estreno de una nueva consola y cuyos creadores lo lanzan precisamente para que los jugadores compren la nueva consola con tal de jugar ese nuevo videojuego.

La gran crisis sobrevino en 1983 ante la nueva gran “oferta” de consolas que tras el éxito de Atari quisieron dejar una huella en la industria. Sin mentirte puedo decirte que en esos años habían hasta 13 consolas diferentes en el mercado y pues ante gran cantidad simplemente yo, en mi caso, no sabría cuál escoger. Y en caso de escoger una, pues las otras tienden a una pérdida terrible. El problema no era en sí la cantidad de consolas, sino aparte la gran cantidad de videojuegos diferentes que existían lo cual hacía el problema aún más grave. Muchos consideran que el juego E. T. The Extra-terrestrial fue el causante de la gran crisis debido a que se convirtió en una parodia de lo que la industria de los videojuegos empezaba a ser en esa época: muchas ofertas, poca calidad en los juegos, pocas diferencias entre consolas (muchas eran clones de otras): simplemente, era un remolino de sabores amargos para los desarrolladores de videojuegos pero también para el público. Si a esto se le agrega que empezaron a producirse los primeros juegos de calidad para las computadoras de casa, poco o nada podría hacer la industria de videojuegos para evitar el colapso total y así constituirse como una “apuesta financiera arriesgada”.

El colapso fue fulminante y muchas empresas quebraron y cerraron. Las ganancias multimillonarias de la industria se redujeron drásticamente a cientos de millones cuando antes eran de miles de millones de dólares. Sin embargo, en esos años llegó precisamente Nintendo para darle un aire a la industria y con ello devolverle las esperanzas de ser nuevamente un mercado exitoso. Para esto lanzó su primera consola: la Nintendo Entertainment System (les enlazo el artículo a Wikipedia, que yo mismo redacté hace unos meses y que está bastante completo e interesante). En un reportaje reciente de IGN, leí algo más sobre Nintendo NES: resulta que la llamaron así (en español: Sistema de Entretenimiento de Nintendo) porque no querían que la gente la vinculara con una nueva consola (imagínate: la gente ya no confiaba en esta industria así que saber de la existencia de otra consola no sería muy positivo que digamos, ¿no crees?) y por ello le pusieron una denominación nueva y original. Resulta que surtió efecto y la NES salvó a la industria que volvió a ser tan exitosa o más que antes.

Dos variantes de la industria que no sufrieron de la gran crisis, resumiendo, fueron los juegos de las maquinitas (que con Space Invaders estuvieron en su época dorada) y los títulos de computadora (igual que los de maquinita, el boom de la época). Lo que vino después fue una exploración en nuevos géneros de videojuegos (¿recuerdas que todo surgió con temáticas de guerra?) ya que empezaba una nueva era. Así aparecieron los juegos de acción-aventura (The Legend of Zelda, en 1986), los de rol (Dragon Slayer y nuevamente Zelda II), aventura, beat ‘em up, los de pelea (Street Fighter, en 1987), los de plataformas/niveles (Mario, en 1983), los de carreras, los de horror, los shooters (que estaban apenas naciendo y que empezaron con el clásicazo Duck Hunt de Nintendo, en donde con una pistola real de láser podías interactuar con tu pantalla), etc. Todo esto marcó la tercera generación de videojuegos, encabezada por la NES y liderada en todos los aspectos por Nintendo y sus nuevas franquicias apenas en pañales de The Legend of Zelda y Mario. Sega desplazó a Atari como la principal competencia de Nintendo con sus consolas SG-1000 y Master System. Sin embargo, la NES como he dicho dominó toda esta era y vendió unas 60 millones de consolas en todo el mundo. Nada mal, ¿verdad?

Fue entonces una buena época para la industria y en los años 1990 continuó la revolución: se pasó del 2D al 3D. Las maquinitas sufrieron su declive ante el éxito de los juegos de PC. Surgió el modo online para jugar videojuegos y prácticamente todo fue un boom: se supo de The Sims, Age of Empires y Starcraft. Uno de los rasgos más característicos de esta época fue la música que acompañaba a los videojuegos: creada con tonos sintetizados de chips, simplemente eran tonos repetitivos pero distintivos: apenas los escuchabas, entrabas en el contexto del juego. Créeme: fue la onda! Finalizaremos este reportaje de videojuegos en la próxima entrega, donde hablaremos de las nuevas consolas y del futuro de la industria, así que estáte al pendiente… (continuará)

Anuncios