Harry Potter and the Deathly Hallows – Part 2 (2011)

El final de Harry Potter está aquí, tras una década en la que fuimos testigos de ocho adaptaciones del joven mago desde sus comienzos en el Colegio de Magía y Hechicería más popular del mundo (muggle o no muggle, es decir de no magos y magos) hasta su enfrentamiento con quien-no-debe-ser-nombrado. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 2 es el filme que cierra entonces toda una franquicia exitosa que marcó un antes y un después en el cine.

Aún recuerdo cuando tenía apenas unos 10 años y pusieron el VHS de La piedra filosofal en mi escuela primaría. Yo opté por ver Destino final en vez de quedarme con mis demás amigos a ver la primera película de Harry Potter, sin saber que ahí era el comienzo de una serie que terminaría diez años después. Su popularidad llegó a tal que, para una de mis tareas que era leer un libro, saqué de la biblioteca escolar el primer libro de Harry Potter, el cual leí de principio a fin con gran interés. No sé porqué diablos no seguí leyendo el segundo libro y así sucesivamente, así que sólo he leído ese y nada más. Quizá falta de tiempo o interés, no lo sé. 😛 Desde entonces, el fenómeno Harry Potter llegó para quedarse; fui al cine a ver La cámara secreta con mi familia, inclusive sin haber visto antes la de La piedra filosofal (como les he dicho, aquella vez en el colegio no la ví xD). De ahí despertó mi interés por las cintas del mago con anteojos redondos y cicatriz de rayo.

No. No soy un fan de Harry Potter ni me sé detalladamente los hechizos, ni conozco a profundidad a los personajes, ni puedo decir si una película específica ha sido mejor o peor que alguno de los libros. Pero sí puedo recomendarte esta cinta, altamente anticipada por generaciones (sobre todo la mía, que me tocó ver desde que la primera cinta se estrenó. Algo similar al efecto nostálgico de Toy Story) como una gran película épica de la lucha entre el bien y el mal, por fin encarnados en Harry Potter y Voldemort. En cada una de las películas pasadas se nos hizo comprender que Voldemort tenía un inmenso poder y Harry no podía enfrentarlo ni siquiera un minuto de pie: lo hemos visto en una escena final de La órden del fénix donde apenas Dumbledure puede enfrentarlo a duras penas. Aquí entra un elemento valioso: si el mal es indestructible a simple vista, ¿cómo puede triunfar el bien al final, sin que se meta una historia absurda o tonta en la que, inesperadamente, el bueno de la cinta obtuvo de la nada más poder que el mal mítico y logró derrotarlo? Pues debilitando poco a poco al mal en la película.

Esta trama comenzó en la parte 1 de Las reliquias de la muerte, cuando Harry y sus amigos Ron y Hermione emprenden una búsqueda colosal para destruir Horrorcruxes, que son los objetos en donde Voldemort depositó, con ayuda de una magía poderosa y oscura, partes de su alma para así evitar morir aunque su cuerpo sea desintegrado. Por lo tanto, es imposible matar/aniquilar a Voldemort si no se destruyen estos objetos. Claro, en la película apenas esta búsqueda se torna mítica, pero estoy seguro que en los libros debe ser legendario ya que ahí no hay límites mayores a la imaginación: debe explicarse con lujo de detalle cómo fue toda la larga búsqueda y lo que sufrieron los protagonistas también.

Quizá la destrucción de los Horrorcruxes es un elemento vital para el final de finales, pero creo que ahí también falla (al menos en los filmes): Voldemort poco o nada hace para evitar que Harry y compañía destruyan las partes divididas de su alma que, a la larga, irán debilitándolo y conduciéndolo a un trágico final. Más allá de estupendos efectos, esta cinta también transmite escenas muy emotivas que sólo quienes han seguido de cerca los filmes podrán reconocer como verdaderamente emotivos. Uno de los personajes emblema, Severus Snape, se redime aquí de una forma excepcional e incluso escala al peldaño de héroe, aún más arriba de lo que Dumbledore pudiese estar. Sólo por eso me gustaría leer los últimos 2 libros de la serie. Ya veré si en lo que resta de estas vacaciones. Y el final de Harry Potter entonces se antoja muy muy satisfactorio. Y es que lo es,  puedo decirlo con certeza. Larga vida a Harry Potter, el-niño-que-vivió.

RATING:   ★★★★ (Excelente)

Anuncios