Super 8 (2011)

Super 8 es el siguiente proyecto de J. J. Abrams después de la excelente adaptación de Star Trek. Abrams dirigió antes Mission: Impossible III aunque ya antes había participado en el guion de Armageddon. Si algo ha hecho bien Abrams ha sido estar al frente de proyectos y darles una auténtica frescura para revitalizarlos de una u otra forma. Con Star Trek por ejemplo aumentó un interés que ya no había en la franquicia del viaje a las estrellas (sólo los fans más fans) y con Cloverfield demostró que las películas sobre monstruos amenazantes en medio de una ciudad devastada aún pueden ser geniales a pesar de las críticas a la más reciente película de Godzilla. El mayor legado de Abrams se encuentra en la televisión al ser el creador de dos de las series más populares de los últimos tiempos: Lost y Fringe.

Esta vez se reunió con el grande Steven Spielberg para traernos una cinta exquisitamente visual a manera de homenaje al cine B, es decir el cine de bajo presupuesto sobre ciencia ficción y terror aunado al suspenso. La historia trata sobre un grupo de jóvenes cuya principal afición es grabar con su vieja cámara Super 8 una película de zombies, que habría de participar en un festival de películas. Todo bien hasta que ocurre un tremendo accidente en el que se descarrila un largo tren apenas a unos metros de ellos. Es para mí la escena más espectacular de todo el filme. A partir de ese instante, ocurren extraños sucesos en ese pequeño pueblo a raíz del extraño cargamento que llevaban los vagones del tren. El padre de uno de los jóvenes protagonistas será quien se encargue de investigar qué es lo que ocurre, una labor nada sencilla ya que después del descarrilamiento llegan unos oficiales soviéticos (al parecer) a intentar recoger el extraño cargamento con suma discreción.

El rol que tienen los plebes en la historia es indispensable: ellos son los verdaderos protagonistas de Super 8. El filme es visto a través de su perspectiva, pero eso no conlleva necesariamente que la cinta sea lenta ya que son más astutos de lo que aparentan por su edad. Hay momentos emotivos en medio de la tragedía que conlleva el accidente del tren y eso aporta un punto a favor de este filme de ciencia ficción, de nuevo digo homenaje tributo a las cintas antiguas del género. Por mi edad, no me tocó ver mucho de esas cintas antiguas, si acaso las que pasan rara vez en televisión. Pero debo admitir que el estilo antiguo me agrada bastante ya que no se abunda en los efectos especiales sino que la carencia de estos hace que la historia sea más auténtica y creíble, hace que te intereses en lo que ocurrirá después y seas parte de la historia. Otro grande punto a favor.

Sin embargo, no sé si sea el único pero el final me dejó insatisfecho. Aquí pierde un poco la frescura que la caracterizó en un inicio y la vuelve predecible, como la mayoría de los blockbusters de Hollywood donde al final todo se resuelve bien aunque pase de la manera más absurda. Pero no es el final el del problema sino la forma en que la historia va perdiendo el toque para beneficiar a los protagonistas, que no son más que un grupo de adolescentes desprotegidos y curiosos en el lugar y momento equivocados. ¿Qué podrían hacer ellos para salvar el mundo? Siendo tal el dilema, y como el mal es muchísimo superior siquiera a todos los habitantes del pueblo, no había más opción que quitarle fuerza al mal para dársela al bien. Siento ser confuso pero no quiero revelarte casi nada de la película, algo que he acostumbrado en este blog. No soy de esos cabrones que te cuentan toda la historia y arruinan el filme 🙂

Excelentes actuaciones de los niños protagonistas, excelentes efectos, historia interesante… quizá lo malo sea el final predecible y poco auténtico, pero de ahí en fuera todo muy bien. Sobre todo la calidad visual de las imágenes que la hacen ver como una cinta antigua al estilo de los filmes de Indiana Jones, que si bien son antiguos hacen creer que son aún más viejos de lo que son para ayudar a la historia que intentan contar. Y eso no lo logran las computadoras por más avanzadas que estén tecnológicamente, son técnicas que los verdaderos maestros del cine solamente conocen bien, al igual que los fanáticos del cine B. Muy recomendable.

RATING:   ★★★ (Buena)

Anuncios