Game of Thrones (Primera temporada)

Juego de tronos es un producto de excelente calidad producido por la cadena de pago HBO, cuyas series ya se han vuelto un sello de garantía superior a las expectativas. De HBO, conozco dos series alternativas que he visto y disfrutado por igual: primeramente Rome (que próximamente espero volver a ver en DVD) y luego Tales of the Crypt (historias sobrenaturales que veo de vez en cuando, ya algo viejita la serie). He aquí entonces la segunda serie completa que veo de HBO y me hace ya catalogar a esta cadena (o más bien siglas) en un canal que vale mucho la pena tener y seguir.

No he visto la serie en el canal de donde proviene, sino más bien por otros medios (ejhem, online online ¬¬) y puedo advertirles que es una de las mejores series que jamás haya visto. En su momento quedé tan fascinado con Rome que investigué la biografía completa de César Augusto, ahora los apellidos Stark, Lannister, Targaryen y Baratheon ya son parte de mi vocabulario. La primera temporada, de escasos 10 episodios, ha finalizado pero HBO ya ha prometido la producción de la segunda temporada a comenzar el próximo mes de julio para su estreno en 2012. Antes de Juego de tronos no sabía nada en lo absoluto de estas historias contadas originalmente en un libro del mismo nombre del que se halla basada la serie. En total serán 7 libros de toda la serie completa, y HBO desea producir una temporada de 10 capítulos por libro… así que, haciendo sumas rápidas, ehm… sí, son 7 años de una serie que duraría 70 capítulos solamente (qué va compararlos con los más de 500 de series animadas como Naruto o One Piece, aunque no sé para qué la comparación, ná que ver xD).

Juego de tronos relata una historia ambientada en lugares ficticios que poco a poco te van presentando conforme transcurre el argumento. Empezamos conociendo a unos tales Caminantes Blancos, extrañas criaturas sobrenaturales que habitan en una región nevada y que asesinan brutalmente a un par de exploradores de Poniente, el principal escenario de la serie. Después, se aleja de la fantasía para entrar en el drama: conocemos a los Stark, una familia que habita en la región norte de Poniente cuyo lema familiar es Se acerca el invierno (de ahí se tomó el nombre del primer capítulo) y luego profundizamos en su rivalidad con los Lannister, una familia llena de soberbios humanos con cabelleras doradas que aspiran a ocupar el trono de Poniente, al cual le conocen como el trono de hierro. Sobre ese trono gobierna un rey bebedor y poco responsable llamado Robert Baratheon que, tras la muerte de su segundo al mando (denominado Mano del Rey) decide acudir con el señor de los Stark, Eddard (interpretado por Sean Bean, sí el mismo que salió en El Señor de los Anillos) para pedirle que funja como su nueva Mano. A pesar de que esto lo obligará a alejarse de su familia y de su hogar en el norte para ir hacia el sur, Eddard “Ned” Stark acepta ir con el rey a Desembarco del Rey, lugar donde gobierna Robert y eje de Poniente. Debemos añadir que Poniente está formado por 7 reinos en total y el rey pues tiene el control sobre todos esos territorios, inclusive de unos que se hallan limitados por El Muro, una alta muralla de hielo que protege a Poniente de los enemigos que cruzan el mar Angosto y de los cuales hablaré más adelante.

Empieza entonces una segunda parte donde Eddard llega a Desembarco y es menospreciado por los Lannister, que son como víboras rodeando el trono del rey. Vaya, son los vasallos pues. Lo que no sabe Eddard es que hay una compleja historia encubierta por esta poderosa familia que involucra al rey y a su descendencia destinada a sucederlo en el trono. Para cuando Eddard descubre el complejo hilo y está a punto de resolverlo, el rey muere inesperadamente y el trono es ocupado de inmediato por un joven arrogante de los Lannister. Recapitulemos: a los Lannister les cae en la punta de la ver.. ejhem, “verdad”, siquiera ver a un Stark frente a ellos. Como Eddard queda ahora desprotegido sin el rey, es acusado de querer traicionar al nuevo rey y querer usurpar el trono de Poniente por lo cual es encerrado en unas mazmorras. Todo esto ocasiona un conflicto entre ambas familias y aquellas casas que desean también el trono (por ejemplo, un hermano de Robert que es considerado como el legítimo sucesor en línea) por lo que la serie se convierte en un auténtico juego de tronos lleno de sangre y ambición… y sexo!

Sí, al ser una serie de HBO, conocemos que la palabra censura no existe para esa emisora y aquí se muestran escenas, no explícitas claro por que eso sería probablemente desagradable para no pocos, pero sí de relaciones sexuales y desnudos integrales de hombres y mujeres por igual. Pero eso tampoco es un banquete para ver esta serie. En verdad, la historia, los escenarios, las actuaciones, la calidad abunda por doquier.

Hablaré de la otra parte alternativa de la historia (como el lado B de la serie): la trama de los Targaryen, quienes fueron los gobernantes de Poniente antes de Robert, quien usurpó el trono al rebelarse y matar a la mayoría de la ascendencia Targaryen. Esto lo hizo junto a los Lannister. Resulta que esta cobra importancia ya que puede decirse que son los que desean volver a retomar el trono a pesar de estar en el exilio del otro lado del Muro, al otro extremo del mar Angosto que limita Poniente. De aquí, la figura principal es Daenerys, una joven rubia al principio sumisa que poco a poco va fortaleciendo su personalidad hasta adquirir un perfil de líder y sed de poder. Se dice que ella es la última dragona dorada de su época (pasa que los dragones eran criaturas que existían antes en la historia pero se extinguieron mucho tiempo antes) y eso tiene mucha mucha importancia al final del final de la serie, el cual no planeo revelarte. 😉

Así que, si deseas sumergirte en un mundo estilo medieval con toques fantásticos y, sobre todo, lleno de excelentes actuaciones y una historia compleja pero al mismo tiempo intrigante, Juego de tronos es algo que no debes perderte por nada. Altamente recomendable para mayores de edad, claro 😛 Y eso que apenas es la primera temporada.

Anuncios