Front of the Class (2008)

Al frente de la clase es una gran gran película sobre una gran gran historia. No, no es de balazos (acción), tampoco tiene a unos tipos sobreviviendo en una cascada (aventura) o algún monstruo aterrador (terror)… Nada de eso tiene, porque tiene algo mucho mejor qué contar: una lección de vida. Había visto esta peli ya hace un buen tiempo, pero olvidé su título y luego a la peli y luego que la había visto, el caso es que ahora que por casualidad la he vuelto a ver en la TV no quise perder oportunidad para dedicarle unas líneas en este blog.

Brad es un niño que a simple vista puede ser visto como un niño normal, excepto por un pequeño gran detalle: tiene el extrañísimo síndrome de Tourette. ¿Con qué se come eso? Bueno, pues es una enfermedad incurable provocada por impulsos nerviosos que le provoca a quien la posee hacer actos involuntarios y ruidos extraños. Quien tiene Tourette no controla sus tics ni tampoco los sonidos que llega a emitir. Sus padres se han divorciado (en la foto, la familia completa) y, al menos, Brad tiene la compañía de su pequeño hermano quien siempre lo comprende y trata como alguien normal. Es su hermano después de todo. Su padre nunca acepta que su hijo padezca esta extraña enfermedad, lo cual provoca que Brad crezca pensando que su padre siempre estará decepcionado de tenerlo como hijo, mientras que su madre es todo lo contrario y es quien lo apoya a seguir adelante a pesar de lo que digan los demás, animándolo a nunca dejarse vencer por la enfermedad.

El sueño de Brad siempre ha sido, además de ser la mascota de un equipo de béisbol, enseñar y convertirse en un maestro. Pero el Tourette pues se vuelve un gran impedimento para alcanzar este sueño y la película describe esencialmente cómo Brad siempre mantiene una actitud optimista y nunca pierde la esperanza de lograr sus objetivos.

La película tiene escenas bastante conmovedoras que a los corazones más sensibles les llegará profundamente. Y es que no está para menos, ya que la película está basada en hechos reales y en verdad el tal Brad es alguien que existe en la realidad, cuyo ejemplo de vida se ha reflejado con lealtad en esta película conmovedora y familiar. Digo familiar porque es una cinta que debes ver con tu familia si es posible. El mensaje moral nunca se pierde conforme transcurre la historia y ver la evolución de Brad desde que es pequeño hasta que se convierte en un adulto es un modelo que te inspira a nunca darte por vencido tampoco a pesar de cualquier adversidad y disfrutar la vida, ir por tus sueños y sobre todo nunca dejarte vencer, ni por los problemas/defectos/discapacidades que pudieses tener ni por las personas que muchas veces por ignorancia quieren detenerte en la vida.

Es una historia que termina con un momento feliz y satisfactorio llevada a la perfección en esta maravillosa película de la que no puedo hacer observaciones negativas ya que se ha convertido en una de mis películas favoritas del top. Te recomiendo mucho que la veas ya que es un filme que vale muchísimo la pena. Hay veces que sentimos el tanque de gasolina medio vacio, si no es que completamente descargado, y nuestros ánimos están por los suelos… pues esta historia es una de esas que te animan a continuar y valorar lo que tienes y la vida que te ha sido dada. Por cierto, a mi también me encantaría en un futuro ser maestro, es algo que ya tuve oportunidad de disfrutar y es algo que te llena de energía y satisfacción. Altamente recomendable para todas las edades. Una excelente película para una gran gran historia de superación.

RATING:   ★★★★ (Excelente)

Anuncios