Gulliver’s Travels (2010)

Tras la dolorosa derrota del Manchester United en la pasada Champions (y la consagración del Barcelona como un equipo fuera de este mundo), procedo a realizar esta crítica. Los viajes de Gulliver es protagonizada por Jack Black, el comediante contemporáneo que siempre suele tener papeles de tipos fracasados que se vuelven menos fracasados al final. Para mí, el estelar de Jack Black en una comedia es algo disfrutable. Habrá algunos a los que no les agrada su sentido del humor o sus bromas tontas, pero a mí me parece un buen tipo que trata de dar lo mejor de sí para hacer que la gente se ría de las situaciones en las que se mete.

La película se basa en la historia original sólo que está adaptada a los tiempos modernos en cierta forma. Así, en vez de a un marinero vemos a un Gulliver que trabajaba como mensajero en una editorial (al menos eso parece) y que simplemente se enamora de una Emily Blunt encantadora pero no se atreve a decirle lo que siente por ella al no sentirse digno. En pocas palabras, no tiene el autoestima para invitarla a salir siquiera. Y ahí tenemos al tipo fracasado de Black para esta cinta. En un viaje repentino Gulliver es llevado a la diminuta Lilliput habitada por los diminutos Lilliputienses que al principio lo consideran una “bestía salvaje” pero luego simpatizan con él y lo demás tienen que verlo.

Básicamente, esta historia siempre me ha gustado desde que la leí en un libro de texto en la primaria en forma de historieta. Contrario a lo que pudieran pensar, esta adaptación moderna es leal en algunos aspectos fuertes del relato pero se toma ciertas libertades respecto al guion… y vaya libertades!. Digamos que le meten cosas de ciencia-ficción, parodias a Star Wars y a otras películas como Titanic y Avatar y un gran enemigo a la altura de nuestro protagonista. ¿Porqué verla? No hay recomendaciones serias para que tengas muchas expectativas sobre este filme. Es simple: si todavía tienes un niño interno y recuerdas (o te has fascinado alguna vez) esas historias fantásticas que escuchabas siendo niño, esta cinta te resultará aceptable. Black y Blunt son el plus a la historia para hacerla más cómica y familiar. Los efectos visuales son también aceptables, sin rozar en lo exagerado o en lo mediocre. Hay escenas en las que las actuaciones se notan absurdas e innecesarias, pero la historia termina rescatándose a si misma poco después. En cierta parte recomendable para ver en un momento de ocio. ;D!

RATING:   ★★★ (Buena)

Anuncios