The Fast and the Furious (2001)

Rápido y furioso es una buena cinta de acción, digámosle que sobre ruedas ya que el foco principal de la historia precisamente gira en torno a los automóviles y las carreras ilegales callejeras principalmente. No pude evitar sentirme tentado a ver la serie completa de Rápido y furioso ante el estreno de la quinta parte en cines este año. Por lo tanto, como nunca he sido un seguidor de este tipo de películas, me interesó recordar la primera con la que despertó la explotación automotriz en el cine. Y me quedé con una buena sensación ya que la primera parte contiene los elementos que darían lugar fácilmente al desarrollo de toda la serie: un joven ex presidiario (Paul Walker) que ahora busca un prestigio como detective policíaco y que para lograr su meta debe actuar como agente doble e infiltrarse en el delicado mundo de las apuestas ilegales.

Por otra parte, se encuentra el antihéroe Dominic Toretto (interpretado magistralmente por Vin Diesel) que igualmente es un ex convicto cuyo sueño de convertirse en piloto de Fórmula Uno se viene abajo cuando su padre, también piloto, tiene un trágico accidente en una carrera causado por la intervención de otro competidor. Toretto asesina brutalmente al responsable y desde entonces se le es prohibido correr de forma legal. Como las carreras están en sus venas, lo único que puede hacer Toretto es entrar a este mundo criminal y al parecer de libertinaje perpetuo, a no ser de que tienen que escapar de los policias a cualquier mínima provocación. A lo largo de la película, Brian (el protagonista) y Toretto van formando una sólida amistad en la que, sin que Toretto lo sepa, Brian intenta descubrir los tejemanejes del negocio ilícito y descubrir a los criminales que roban a los traileros en las autopistas. Lógicamente, el valor de esa amistad al final pesa más y Brian debe decidir entre arrestar a Toretto o dejarlo ir y con él a su “sueño”.

Rápido y furioso ha sido una película infravalorada en la crítica; al contrario, su excelente recaudación logró hacer que la franquicia naciera y hoy por hoy sea toda una marca obligada de ver cada dos/tres años en la pantalla grande por sus buenas dosis de carreras, automóviles de lujo, buenas actuaciones y excelentes efectos especiales. Sin duda, recomendable en la temporada veraniega que se acerca con rapidez.

RATING:   ★★★ (Buena)

Anuncios